The Binding of Isaac (Gen 22:1-19) (Spanish) by Ellen F. Davis

La atadura de Isaac (Génesis 22: 1-19)
Autor: Ellen F. Davis
Traducción: Ruth Iliana Cohan (Asociación Bíblica Argentina)

El Génesis establece muchos de los temas fundamentales para comprender el resto de la Biblia. Por lo tanto, la desgarradora historia de cómo Abraham casi sacrifica a su hijo Isaac en el Monte Moriah es más importante y problemática que si ésta apareciera más tarde en la Biblia o si su principal protagonista fuera cualquier otro menos el ancestro prototípico como es Abraham.

El término clave para entender la historia aparece en el versículo 12: “Ahora que sé que tú eres uno-que-teme a Dios, ya que no retuviste a tu hijo, tu único hijo”. Muchos pasajes bíblicos identifican el “temor de Dios” como la virtud religiosa principal, “la mejor parte de la Sabiduría” (Proverbios 1:7). Temer a Dios es vivir en reconocimiento humilde de la incalculable diferencia entre Dios y los hombres. Esta es la primera vez que vemos a alguien (supuestamente) practicando esta virtud, por lo que la sentencia divina deja al lector moralmente atento con dos preguntas:

¿Cómo podría una persona virtuosa estar dispuesta a matar a un niño?

A menudo se dice que la historia es sobre la obediencia total, pero sabemos que no hay virtud en la obediencia ciega a una demanda tiránica. Sin embargo, las palabras iniciales de la historia sugieren una comprensión diferente: “Después de estas cosas, Dios probóa Abraham” (Génesis 22:1). Los planes de Dios para traer el bien a los habitantes del mundo dependen de Abraham (Génesis 12:3). Sin embargo, han sucedido ciertas cosas que dan a Dios razones para dudar de Abraham, por lo que es necesario ponerlo a prueba y ver si Abraham puede soportar el peso de esa inmensa confianza. Dos veces ha dejado Abraham que su esposa Sara vaya al harén de reyes extranjeros (Gen 12 y Gen 20); lo hizo para protegerse a sí mismo, evidentemente sin confiar a la mirada de Dios su estadía en peligrosos lugares entre extranjeros. Por lo tanto, lo que está en juego no es simplemente la obediencia, sino la total y mutua confianza.  El objetivo de la prueba es ver si Abraham confía en Dios incluso hasta el punto de renunciar al niño del quien depende la bendición, el pacto y su propia felicidad. El temor de Dios de Abraham es una condición de vulnerabilidad total ante Dios, “que cuesta no menos que todo” (T. S. Eliot); esa es la condición humana sobre la cual descansa la alianza.

¿Cómo podría un Dios bondadoso exigir que Abraham mate a su hijo?

Aquí solamente hay dos motivos por los cuales Dios puede ser exonerado del cargo de sadismo y tiranía. Primero, esta es una prueba real; Dios no sabe de antemano cómo responderá Abraham. Solamente exigiéndole todo a Abraham puede saber Dios si este realmente pone su compromiso con Dios antes que todo lo demás. El libro del Génesis, en su conjunto, no apoya la noción teológica común de que Dios sabe de antemano todo antes de que acontezca, cada respuesta humana antes de que sea expresada. Así, cuando Abraham pasa la prueba, el alivio de Dios es palpable: “Ahora sé… (Génesis 22:12).

Segundo, Dios exige todo de Abraham porque Abraham debe reconocer que él no tiene el control en esta relación de alianza. Esta historia proporciona un equilibrio necesario frente a una imagen muy diferente en Génesis 18 donde Abraham desafía tenazmente el juicio de Dios (¡literalmente!) sobre Sodoma. En esa ocasión, Dios escuchó la audaz e incluso presuntuosa pregunta de Abraham: El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo? (Génesis 18:25) y Dios escuchó su intercesión por las (hipotéticas) personas inocentes de la ciudad; poco después Dios llama “profeta” a Abraham, específicamente con respecto al poder de su oración intercesora (Génesis 20:7). En la cosmovisión del Génesis una relación genuina con Dios implica un equilibrio entre audacia y sumisión. En Génesis 18, vemos la prodigiosa compasión de Abraham por los seres humanos; en Génesis 22 vemos su devoción sin límites a Dios. Psicológicamente hablando, puede ser casi imposible mantener esos dos aspectos en perfecto equilibrio, pero teológicamente hablando, ambos son necesarios para aquellos, tanto judíos como cristianos, que luchan por vivir en una relación de alianza con Dios. Por consiguiente, con su antepasado más importante, la Biblia comienza a mostrar lo que es servir “proféticamente” en un contexto de alianza: negociar compromisos duales con la humanidad y con Dios, discerniendo en cada momento cuándo desafiar a Dios en nombre de una humanidad débil y pecadora, y cuándo someterse con “temor” a la a veces inescrutable exigencia divina.

Ellen F. Davis, "Binding of Isaac (Gen 22:1-19) (Spanish)", n.p. [cited 20 Sep 2021]. Online: https://www.bibleodyssey.org:443/en/passages/main-articles/binding-and-sacrifice-of-isaac-spanish

Contributors

Ellen F. Davis

Ellen F. Davis
Professor, Duke Divinity School

Ellen F. Davis is the Amos Ragan Kearns Distinguished Professor of Bible and Practical Theology at Duke University Divinity School. Her research interests focus on how biblical interpretation bears on the life of faith communities and their responses to urgent public issues, particularly the environmental crisis and interfaith relations. Her most recent book, Scripture, Culture, and Agriculture: An Agrarian Reading of the Bible (Cambridge University Press, 2009), integrates biblical studies with a critique of industrial agriculture and food production.

 

Génesis 22 es fundamental para comprender la virtud bíblica de “temer a Dios”, es decir, la confianza total en Dios dentro del contexto de la relación de alianza.

¿Sabías que…?

  • Génesis 22:1-19 es popularmente conocido por los cristianos como “el Sacrificio de Isaac” y por los judíos como “la Akedah”, la atadura de Isaac. Este último término es más preciso, ya que Isaac fue liberado antes de que se realizara el sacrificio.
  • Abraham es la primera persona en la Biblia en ser identificada como “profeta” (Gen 20:7) -  y es Dios quien lo llama así.
  • En el hebreo bíblico no hay ninguna palabra equivalente al término moderno  “religión”. “Temor del Señor/de Dios”es el término bíblico equivalente.
  • Abraham es la primera persona en la Biblia que se identifica como “alguien que teme a Dios”, es decir, como una persona “religiosa”.
  • En el Corán hay una descripción similar al casi-sacrificio del hijo de Abraham (Corán 37:100-107), aunque no menciona específicamente cuál de los hijos está involucrado: un tema que fue muy debatido por los primeros eruditos islámicos. La tradición posterior ha identificado ampliamente al hijo en cuestión como Ismael.
  • Esta historia ha sido la base de mucha reflexión cristiana sobre la crucifixión de Jesús y también de reflexión judía sobre el martirio, especialmente en el tiempo de las Cruzadas y más recientemente, a partir de la Shoa/Holocausto.
  • Rembrandt es uno de los más grandes intérpretes de Gn 22, en la pintura y el grabado en cobre. Retomó esta historia varias veces a lo largo de su vida y en las obras reflejó su propio amor por sus hijos y su sufrimiento por sus muertes tempranas.

Hebrew term for the binding of Isaac

 NEH Logo
Bible Odyssey has been made possible in part by the National Endowment for the Humanities: Exploring the human endeavor
Any views, findings, conclusions, or recommendations expressed in this website, do not necessarily represent those of the National Endowment for the Humanities.