Gender and the Hebrew Bible (Spanish) by Shawna Dolansky; Sarah Shectman

Género y la Biblia Hebrea
Autor: Shawna Dolansky; Sarah Shectman
Traducción: Ruth Iliana Cohan (Asociación Bíblica Argentina)

Aunque es posible que no estemos pensando conscientemente acerca de género cuando leemos la Biblia hebrea, el género determina cómo entendemos los relatos y cuáles creemos que son sus mensajes. Piénselo: ¿y si Eva hubiera sido un hombre o David una mujer? ¿Cuán diferentes serían nuestras interpretaciones de sus historias y las religiones que se inspiran en ellas? ¿Cuán diferentes serían hoy muchas de nuestras sociedades?

¿Por qué género?

Categorías de género, como “hombre” y “mujer” o “macho” y “hembra” son fundamentales para la forma en que pensamos el mundo y nuestro lugar en él. Aunque tendemos a dar por sentadas estas categorías, las diferentes culturas varían radicalmente en el número de géneros que consideran naturales, así como en las características que atribuyen a cada género. En consecuencia, las personas se visten, se comportan, se orientan sexualmente y toman decisiones de vida basadas en su comprensión culturalmente condicionada de lo que es apropiado para el género al que han sido asignadas.

¿Qué es la crítica de Género?

Los estudiosos que leen la Biblia hebrea a través de los lentes de la crítica de género están interesados en aprender acerca de las complejas relaciones sociales y de las estructuras de poder entre las personas en función de la conexión entre el sexo biológico y las asignaciones de género culturalmente condicionadas. En cierta medida, se trata de comprender que, según los autores antiguos, las mujeres y las niñas tenían ciertas expectativas y roles que les asignaba la sociedad y los hombres y niños tenían otras expectativas y roles. Debido a que los hombres en la Biblia tienden a tener más poder y autoridad que las mujeres, particularmente en la esfera política, en el pasado, muchos historiadores han afirmado que el antiguo Israel era patriarcal, terminando así la discusión de género con una generalización que implica que todos los hombres tenían poder sobre todas las mujeres.

Sin embargo, la crítica de género reconoce que la realidad es mucho más compleja. Con un enfoque en las relaciones de poder entre las personas, podemos ver que, aunque existen ciertas jerarquías, muchas de ellas difieren y se superponen entre sí. Por ejemplo, una mujer que está subordinada en una relación (por ejemplo, Sara con relación a Abraham) puede ser dominante en otra (por ejemplo, Sara con relación a Agar). Una matriarca de familia como Sara también habría estado en una posición dominante sobre sus esclavos varones, y una reina madre u otra mujer poderosa tendría poder sobre casi todos los varones de su reino. Por lo tanto, la crítica de género toma en cuenta los factores sociales que afectan tanto la construcción de género como las diferencias de poder, como la edad, la clase y el origen étnico. Por ejemplo, los sacerdotes varones, así como sus esposas e hijas, tenían poderes y privilegios no disponibles para las familias no sacerdotales; ciertas etnias fueron excluidas de la participación en el culto del templo, fueran hombres o mujeres; y tanto las hijas solteras como los hijos solteros eran considerados propiedad de su padre, quien tenía el poder de vender a sus hijos, por causa de deudas, como esclavos.

¿Cómo pensar el género puede ayudarnos a comprender mejor la Biblia hebrea y el mundo que la produjo?

Además de pensar en la estructura social y las relaciones de poder, los críticos de género también están interesados en la construcción de género; es decir, cómo piensan las culturas sobre lo que significa ser hombre o lo que significa ser mujer. Por ejemplo, hay una variedad de ideales masculinos retratados en la Biblia hebrea, y a menudo difieren entre sí. A veces, estas diferencias demuestran la existencia de diferentes clases: por ejemplo, el ideal sacerdotal es ser maestro de las rúbricas rituales y representar al pueblo en el adecuado culto a Dios, y el ideal de guerrero es ser un luchador fuerte y hábil que ayude a mantener su nación físicamente segura de la invasión extranjera. Otras veces, tales diferencias muestran la posibilidad de ideales masculinos divergentes para misma clase. Por ejemplo, el rey David es retratado como un gran guerrero y conquistador que forja un reino unido con su espada y sus astutas decisiones políticas. Sin embargo, su hijo Salomón no es un guerrero, sino un monarca sagaz cuya famosa sabiduría permite que su reino prospere a través de vastas redes comerciales y cuidadosas alianzas políticas forjada a través del matrimonio y la diplomacia.

Las diferencias en la construcción de las masculinidades también pueden demostrar un cambio en las construcciones culturales de género a lo largo del tiempo. Como ejemplo de esto, piense en las diferencias entre David y la figura de Daniel. David es un luchador activo y un guerrero feroz que funda una nación basada en batallas sangrientas y estrategias militares. Daniel es un sabio y leal asesor de los reyes de Babilonia y Persia, conocido por su fe inquebrantable en la liberación de Dios, dispuesto al martirio en nombre de la fe y salvado en repetidas ocasiones a causa de ello. Sin duda, los textos sobre David y Daniel fueron escritos en circunstancias históricas muy diferentes. Los relatos sobre David representan una época en la que los israelitas gobernaban en su propio país, mientras que las narraciones sobre Daniel atestiguan siglos de dominación extranjera y opresión de los israelitas por parte de babilonios, persas y griegos. De hecho, Daniel está escrito después de la sangrientas guerras de los Macabeos, como una especie de protesta contra aquellos que tomarían la tierra de Israel por la fuerza, defendiendo en cambio que con una fe firme en Dios podrían superar todas las dificultades. La crítica de género señala las formas en que las circunstancias históricas y políticas ayudan a moldear categorías y construcciones de género, reconociendo que el ideal masculino representado por David y el representado por Daniel reflejan períodos de tiempo muy diferentes.

Al aplicar las herramientas de la crítica de género, los académicos pueden conocer mucho sobre las formas en que los antiguos autores bíblicos pensaban sobre qué significa ser hombre o mujer. A su vez, esos autores y sus construcciones culturales de género han tenido gran influencia en las formas por medio de las cuales las culturas posteriores han leído la Biblia como literatura sagrada, y cómo estas han continuado pensando la cuestión de género a lo largo de la historia.

Shawna Dolansky, Sarah Shectman, "Gender and the Hebrew Bible (Spanish)", n.p. [cited 20 Sep 2021]. Online: https://www.bibleodyssey.org:443/en/tools/bible-basics/gender-and-the-hebrew-bible-spanish

Contributors

Shawna Dolansky

Shawna Dolansky
Associate Professor, Carleton University

Shawna Dolansky is Associate Professor of Religion and Humanities in the College of the Humanities at Carleton University in Ottawa, Canada. She is the author of two books and numerous articles on the Bible and ancient Near Eastern religions. Her current research focuses on gender and sexuality in the Hebrew Bible and the ancient Near East.

Sarah Shectman

Sarah Shectman
Academic Editor, Freelance

Sarah Shectman is a scholar and editor living in San Francisco, California. She is the author of Women in the Pentateuch: A Feminist and Source-Critical Analysis (Sheffield: Sheffield Phoenix, 2009). Her current research focuses on gender in the priestly material of the Pentateuch. She is the cofounder of SBAllies (sballies.org).

A West Semitic language, in which most of the Hebrew Bible is written except for parts of Daniel and Ezra. Hebrew is regarded as the spoken language of ancient Israel but is largely replaced by Aramaic in the Persian period.

an early Christian writer who lived in the second–third centuries CE

 NEH Logo
Bible Odyssey has been made possible in part by the National Endowment for the Humanities: Exploring the human endeavor
Any views, findings, conclusions, or recommendations expressed in this website, do not necessarily represent those of the National Endowment for the Humanities.